Andrés García-Arroyo

Director General de Workday Iberia

El capital humano tiene que estar preparado para liderar el salto cualitativo en la empresa.

¿Qué hemos aprendido en RR.HH. en este 2017? ¿Cuáles son la prioridades del  2018? ¿Qué claves manejamos?

Este 2017 hemos aprendido la  importancia  que tiene la transformación digital para  que las empresas puedan tener un ciclo de vida más largo. Pero ya no sólo hablamos sobre las soluciones tecnológicas para que se produzca este salto cualitativo en la empresa, sino que también el capital humano tiene que estar preparado para liderarlo. Es aquí donde  el líder de recursos humanos va a tener un papel fundamental a partir de ahora, ya que será clave para la toma de decisiones que cambiarán el plan estratégico de las empresas.

Ahora bien, si miramos  hacia  el  2018, desde Workday, y específicamente en  el  área de recursos humanos, vaticinamos que el próximo año va a traer consigo un mayor uso de las tecnologías de RR.HH.,  que desempeñarán una función  esencial  a la hora de respaldar un enfoque de gestión del rendimiento más personalizado y más enfocado en los objetivos futuros que en el análisis de situaciones pasadas.

Algunas de las tendencias más destacadas pasan por la transformación del rol de los responsables de recursos humanos, que comenzarán a actuar prácticamente como ‘coaches’  profesionales.  Por  otro   lado,   los programas de capacitación serán aún más  personalizados   y   estarán   guiados por  las  aspiraciones  de  cada  empleado.  La diversidad en los equipos de trabajo cobrará protagonismo el próximo año y se convertirá en una necesidad básica para sobrevivir en el mundo empresarial. Y, por último, las organizaciones trabajarán en sus programas de bienestar de los empleados, que serán más completos que nunca para abarcar otros aspectos además de la salud física del empleado.

El manager será el gran protagonista  en los RR.HH. en los próximos años, ¿cómo actuará el director de RR.HH. en un entorno de influencia?

Los líderes de recursos humanos serán los grandes protagonistas el año que viene. Atrás quedó la idea de que el departamento de RR.HH. se ocupa sólo de gestionar las vacaciones o inasistencias de los empleados. Este año hemos visto la evolución que han dado los líderes de este sector,  pero  es  que aún falta más. Desde Workday nos  gusta decir que la figura del manager de la gestión del capital humano estará enfocado  a experiencias, al análisis de datos para anticiparse a las necesidades del mercado y, por supuesto, de la empresa.

Pero ¿por qué el CHRO es pieza fundamental en la empresa moderna? La respuesta es sencilla. Si partimos de la base de que el talento es el recurso más importante de  una empresa, resulta lógico que la persona responsable    de     identificarlo,     atraerlo y fidelizarlo, se haya  convertido  en  un activo imprescindible y determinante para  la supervivencia y éxito de la compañía.  Este rol requiere hoy en día de unas determinadas capacidades que permitan a las empresas llevar a cabo la difícil tarea de detectar y atraer un talento cada vez más competente, y por esto mismo, voluble y exigente.

Y es por esta misma razón que podemos decir que el papel del directivo de recursos humanos cambiará por completo y asumirá funciones similares a las de un coach personal,  de  forma  que   sean   capaces   de ayudar a los miembros del equipo a desarrollar  sus  habilidades,  no   solo   en  lo relativo a las necesidades del negocio, sino también en lo referente a objetivos profesionales adicionales. Los empleados van a demandar opciones y van a confiar a su vez en tecnologías que permitan una mayor transparencia en lo referente a la movilidad interna, a la capacitación cruzada y a otras oportunidades de desarrollo de carrera para estimular y guiar  a  aquellos  interesados  en probar nuevos roles y trayectorias profesionales.

¿Dónde se aplicará más intensidad en la experiencia de cliente o en la experiencia de empleado? ¿Cómo influyen las dos en la productividad de la compañía?

Los clientes son una parte importante para cualquier compañía y siempre serán un referente a la hora de empezar el cambio. Sin embargo, son los empleados la piedra angular que mueve, promueve y sostiene un verdadero cambio en las organizaciones.

De hecho, en 2018 vamos a ver cómo más organizaciones     adoptan     herramientas de aprendizaje bajo demanda y ponen en marcha programas de desarrollo muy personalizados. Los empleados van a tomar el control e instarán a las empresas a que les proporcionen el tipo de programas de capacitación que les permita avanzar en sus carreras,  desarrollar   nuevas   habilidades  y alcanzar sus metas profesionales. Las empresas que inviertan en mejorar la retención y compromiso de sus trabajadores confiarán cada vez más en la tecnología avanzada de RR.HH. para  recabar  el  tipo  de datos y conocimientos necesarios para llevar el aprendizaje a un nivel superior  que permita el desarrollo continuo y específico de cada individuo.

Respecto al talento y la convivencia de distintas generaciones ante una misma cultura, ¿cómo será la convivencia y el traspaso generacional?

Cuando hablamos  del  futuro  del  trabajo,  el primer grupo que se nos viene  a  la  mente son los millennials. Y es que según diversos estudios, ellos representarán el 50% de la fuerza laboral para 2020, lo que   se traduce en un conjunto de desafíos para la empresa. El cambio radica en que este nuevo colectivo de nativos digitales llega al mundo empresarial con una visión y unas expectativas diferentes. No en vano, ellos han creado su visión del mundo a través de lo digital, de la instantaneidad y herramientas intuitivas. La gran pregunta aquí es: ¿cómo los baby boomers o los Gen X van a adaptarse a este nuevo entorno profesional, que se transforma para satisfacer las demandas de los millennials?

La respuesta se basa en la tecnología. Son las herramientas tecnológicas las que permitirán la coexistencia de, al menos, 5 generaciones y facilitará el “reciclaje” de su fuerza laboral. De hecho, gracias a la innovación tecnológica, como la automatización y el machine learning, está cambiando la naturaleza del trabajo, permitiendo a los empleados encontrar diversas experiencias profesionales. En consecuencia, los responsables de recursos humanos deben crear una cultura de aprendizaje sostenible y colaborativa para satisfacer tanto las necesidades de los empleados como las de la organización.

Ser más comunicadores y vender  más  hacia dentro y hacia fuera. ¿Qué aporta el director de RR.HH. en ambos frentes?  ¿Al final estamos hablando de marca?

Para nadie es un secreto que el incremento del negocio es el objetivo primordial de las organizaciones, por lo que las empresas deben comunicar hacia afuera para lograr los objetivos empresariales. Sin embargo, no olvidemos que los empleados son los mejores embajadores de marca y es por esto que las compañías deben enfocarse en atraer, pero sobretodo, mantener al mejor talento.

Y es que estamos en un momento empresarial en el que la lealtad del empleado o el compromiso de permanecer en una misma organización durante largo  tiempo, es  una  excepción  a  la  regla.  Lo  vemos en estudios como el que ha realizado Deloitte    a nivel mundial y que revela que el 44% de los millennials renunciarían a sus empresas en los próximos dos años. Ante esta realidad, la comunicación interna, junto con la cultura corporativa, cobran mayor importancia. Esto quiere decir que, además de ocuparse del reclutamiento externo, el departamento de recursos humanos ha comenzado a darse cuenta de que debe pensar de manera diferente sobre las iniciativas internas para la gestión del talento en el futuro.

Hitos fundamentales de los RR.HH. respecto a la tecnología. ¿Será uno de los ejes que cambiarán las funciones de los hombres y mujeres de la función?

Si hablamos de tendencias tecnológicas para el próximo año, nosotros desde Workday queremos enfatizar cuatro puntos clave que marcarán la hoja de ruta. El primero es el Self-Service Analytics. Y es que la ciencia de los datos está de moda, pero ¿qué pasaría si tus empleados se convirtieran en tus propios guerreros de datos? El Self-Service Analytics va a ocupar un lugar destacado a partir del nuevo año, ya que cada vez más organizaciones se dan cuenta del poder que supone poner los datos en manos de los usuarios de negocio para que puedan tomar decisiones mejores y más inteligentes.

En segundo lugar, vemos cómo desaparecerán los silos de datos. Cada vez más organizaciones se apoyan en plataformas tecnológicas que brindan una visión integral de sus datos para obtener conocimientos más completos y una mayor agilidad de negocio. Ya estén buscando un repositorio único que abarque la información financiera y de empleados de una empresa o un sistema capaz de combinar datos de diversas fuentes con datos internos para analytics avanzados, las empresas van a eliminar las tecnologías dispares que contribuyen a almacenar los datos en silos, con el fin de aprovechar completamente el potencial de sus datos.

La inteligencia artificial no se queda fuera. Como es de esperarse, la inteligencia artificial  va  a   entrar   más   de   lleno   en  la empresa para impactar la forma de trabajar.  La  industria  se   verá   afectada, ya que cambiarán las funciones básicas drásticamente y se crearán nuevos puestos de trabajo. Y, por último, hablamos del poder de la nube. Muchas empresas se preguntan si es mejor la pública o privada, pero la realidad  es  que  ambas  son  necesarias. Por un lado, la nube pública permite a las empresas ofrecer la mejor experiencia posible al cliente al ampliar el poder de las aplicaciones principales. La nube privada ofrece una agilidad mejorada, un ahorro de costes y de energía, una implementación rápida y el empoderamiento de los clientes. La elección es clave y en 2018 las empresas deben considerar su desarrollo a largo plazo para determinar qué plataforma les ofrece las mejores ventajas.

Díganos tres prioridades que le pide su CEO respecto a los RR.HH. de su compañía.

Más que hablar sobre una empresa específica, te podría decir cuáles serán las  áreas  en las que los líderes de RR.HH. tendrán que enfocarse para ser  realmente  un  activo para sus empresas. Como comentamos anteriormente, el incremento del negocio es prioritario para todas las empresas, pero este aspecto no será el único.

Vemos cómo la administración de los costes se suma también como prioridad para los líderes empresariales. A esto, se une la gestión del talento, que continúa ganando importancia en la actualidad, ya que es un activo fundamental para los managers. En último lugar,  encontramos  que  la  agilidad y productividad organizacional se suma a la lista de prioridades. Es más, me atrevería a decir que éstas últimas continuarán siendo uno de los puntos a los que los líderes otorgarán más importancia en el futuro.


Francisco García Cabello Director del Foro de los Recursos Humanos

ENTREVISTAS RELACIONADAS


Francisco García Cabello
Fundador y Director del Foro de RR.HH. y Socio Director de AZC GLOBAL

Juan Carlos Pérez Espinosa
Director de DCH - Organización Internacional de Directivos de Capital Humano

Sarah Harmon
Directora de Linkedin España y Portugal

Daniel Ruiz
Director de RR.HH. de BQ

Patrocinadores